Logo cabecera

Mitos y verdades de la toxoplasmosis durante el embarazo

Autor
veris_admin
Visitas
980

“Si usted está embarazada, jamás debe acercarse a los gatos.” Si pregunta por qué, le dicen: “los gatos tienen toxoplasmosis, una enfermedad peligrosa para las madres y sus bebés”. Esta recomendación es una de las más comunes que se suele dar a las mujeres embarazadas.

¿Será cierto? ¿Todos los gatos son portadores de toxoplasmosis? ¿Es cierto que las mujeres embarazadas no pueden acercarse a los gatos?

En este artículo, se dará una explicación breve de la toxoplasmosis, y se disipará los mitos que se redundan en la población acerca de la enfermedad.

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis congénita es una enfermedad que es causada por un parásito denominado Toxoplasma gondii.

Cuando se contrae toxoplasmosis, se produce una enfermedad muy seria.

En los bebés cuyo mamá se contagió, puede provocar:

  • Pérdida de la audición
  • Capacidad mental disminuida y ceguera
  • Problemas en el cerebro o los ojos años después del nacimiento

Un estudio de la Universidad de Guayaquil del 2011 encontró que el riesgo de toxoplasmosis congénito en Guayaquil era de 2.4 por 100,000 y cada año, nacen 147 niños afectados, la mayoría de los cuales son asintomáticos y tienen efectos variados sobre el desarrollo neural. Sin embargo, la realidad de la toxoplasmosis en Ecuador aún no se ha establecido.

Mito #1: Todos los gatos tienen toxoplasmosis

No todos los gatos son portadores del parásito que causa toxoplasmosis. Para que los gatos sean portadores de toxoplasmosis, tienen que estar infectados. Ellos se contagian sólo al estar en contacto con excrementos de un gato infectado, o por consumir algo que haya estado infectado.

Mito #2: La toxoplasmosis es una enfermedad de los gatos

Aunque la toxoplasmosis sí se puede transmitir por estar en contacto con el excremento de los gatos, no es la única forma de contagiarse. Los humanos también podemos contagiarnos con la toxoplasmosis por:

  • Ingerir carne contaminada que esté cruda o poco cocida
  • Utilizar utensilios o tablas de cortar que estuvieron en contacto con carne cruda
  • Beber agua contaminada
  • Recibir un trasplante de órganos o una transfusión de sangre infectados

Mito #3: La mayoría de casos de toxoplasmosis vienen de gatos infectados

Debido a que la toxoplasmosis en gatos se transmite por medio de su excremento, aún si uno tiene gatos de mascota, es poca la probabilidad que se vaya a infectar. De hecho, la mayoría de los casos de toxoplasmosis surgen por el manejo de carne cruda infectada. Si usted tiene un gato de mascota, no le dé carne al gato para comer, y evite permitirlo salir de la casa.

Mito #4: Si te da toxoplasmosis, ya no podrá quedar embarazada

Si usted contrae toxoplasmosis antes de quedarse embarazada, los médicos recomiendan que se esperen 6 meses después de curarse para intentar quedar embarazada.

Mito #5: Se transmite por medio del pelo de los gatos

La toxoplasmosis se transmite, no por medio del pelo de los gatos, sino por el excremento del gato. Es muy improbable que tu gato o el de alguien más tenga toxoplasmosis. Sin embargo, se recomienda evitar limpiar su caja de arena o hacerlo con mayor precaución y realizar un correcto lavado de manos con agua y jabón después del aseo.

¿Cómo prevenir la toxoplasmosis?

  • Pida a alguien que no esté embarazada que cambie la caja de arena de su mascota o sigue las indicaciones de una correcta higiene de manos si tienes que hacerlo personalmente.
  • Lave sus manos después de manipular o entrar en contacto con tierra (jardinería), arena, carne cruda, y vegetales.
  • Cocine completamente las carnes, y no comer carnes crudas.
  • Poner carne en el congelador por varios días antes de consumirlo, ya que eso ayudará a reducir cualquier parásito.
  • Lave cuidadosamente las superficies, platos, y tablas de picar con jabón antibacterial y agua caliente.
  • Lave correctamente los vegetales y frutas antes de consumirlas crudas.
  • Tome sólo agua tratada.

La toxoplasmosis es una enfermedad seria, pero es mucho menos frecuente de lo que muchas personas creen. Una mujer embarazada no tendrá problema en entrar en contacto con gatos, siempre y cuando tenga cuidado de saber su procedencia, y lavar sus manos inmediatamente después. Sobre todo, es importante que evite tomar agua que podría estar contaminada o carne menos cocinada, que son las vías principales de infección.

La planificación familiar

Autor
veris_admin
Visitas
14

Podemos definir a la familia de distintas formas de acuerdo con su formación: nuclear, extendida, monoparental, homoparental, etc. Sin...