Logo cabecera

¿Conoces las enfermedades que afectan tu cerebro?

Autor
veris_admin
Visitas
269

El cerebro es el órgano más grande del sistema nervioso central y es parte esencial de lo que podríamos llamar el “centro de control” de nuestro cuerpo. Este se define como un órgano complejo, y se han creado muchas historias alrededor de él, especialmente en el pasado cuando todavía su funcionamiento no se comprendía muy bien. En la actualidad, la tecnología de última generación aplicada a la medicina ha revelado algunos de esos misterios que se relacionan con la actividad del cerebro.

Es importante que consideremos más detalles sobre este gran órgano que cumple con las misiones más esenciales en nuestro cuerpo. Por ejemplo, regular y controlar las funciones vitales (respiración, sueño, hambre, etc.) y las superiores (la atención, el razonamiento, etc.).

La evolución del cerebro humano

La necesidad de mantenernos sanos y nuestra curiosidad natural nos han llevado a investigar cómo trabaja nuestro organismo.

El cerebro comenzó a ser objeto de estudio desde que comprendimos su importancia y su capacidad y funcionamiento con el desarrollo de las ciencias médicas y tecnológicas.

El cerebro “moderno” es el producto de la evolución humana que no ha sido exclusiva para un solo órgano.

Enfermedades que pueden afectar el cerebro

Cuando nuestro cerebro está sano, funciona de forma rápida y sin problema alguno. Sin embargo, cuando se ve afectado por alguna de las enfermedades que pueden aquejarlo, la situación es muy diferente.

Existen muchas enfermedades del cerebro, algunas adquiridas durante la vida y otras de origen genético. Estas enfermedades se pueden agrupar en diferentes categorías

Enfermedades metabólicas

– Encefalopatía hipóxico-isquémica 

Genéticas 

– Leucodistrofias

– Enfermedad de Wilson

– Enfermedad de Huntington 

Infecciones

– Meningitis

– Encefalitis 

Otras

– Tumores cerebrales

– Traumatismos

– Patologías producidas por el consumo de sustancias

– Epilepsias (crisis generalizada de ausencias, atónica, focales, mioclónica), malformaciones y el síndrome de desconexión, en donde la información nerviosa no puede integrarse.

Es importante recordar, la importancia que tiene el cerebro en nuestra salud general y la calidad de vida que queremos tener, por eso es tan importante cuidarlo, en la medida que sea posible.

Cómo cuidar nuestro cerebro

Sabemos la importancia que tiene la salud de nuestro cerebro, ya que si se enferma, nuestra vida puede correr peligro o al menos experimentar consecuencias graves. Por ello es importante tomar algunas medidas para cuidarlo, como las que mencionamos a continuación:

–  Controlar la presión arterial y hacer esta revisión parte de la rutina médica.

–  Mantenerse dentro del peso corporal ideal para la edad, sexo y contextura física, a través de una dieta sana y la práctica de ejercicio físico.

–  Evitar el alcohol en exceso y el cigarrillo.

–  Mantenerse activo y positivo, a pesar de las dificultades propias de la vida.

–  Realizarse controles médicos habituales en los que se incluyan exámenes para detectar la diabetes y la hipoglucemia.

–  La comunicación que se presenta a través de las diferentes relaciones humanas también es crucial para mantener nuestro cerebro sano y no aislarnos socialmente.

Día Mundial del Cerebro

Todos los 22 de Julio se celebra el Día Mundial del Cerebro. Esto sucede desde el año 2014, cuando la Federación Mundial de Neurología lo determinó así para promover los cuidados que hay que tener sobre nuestro cerebro. 

Asimismo, esa celebración en la que se organizan eventos científicos e informativos para el todo público a nivel mundial, se enfoca no solo en las personas jóvenes y activas, sino también en el grupo de adultos mayores. Estos últimos ha incrementado debido a la longevidad que tienen los seres humanos hoy día por los avances médicos.

No hay dudas de que un cerebro activo es un cerebro sano, por lo que la estimulación es una de las claves para disfrutar de la vida. Por eso, nunca es tarde para aprender a pintar, tocar un instrumento, estudiar u otras actividades que hacen que nuestro cerebro se mantenga activo.

Conclusión

En general, nos preocupamos por mantener nuestro corazón, hígado o pulmones sanos, pero no siempre recordamos que nuestro cerebro necesita tantos cuidados como cualquier otro órgano.

Es indispensable comenzar a prestarle la atención que merece y realizarse los chequeos médicos para la prevención de enfermedades.