Logo cabecera

¿Cómo empezar el año con buena nutrición?

Autor
veris_admin
Visitas
355

Estamos comenzando el año y a pesar de las carreras que siempre trae la Navidad y el Año nuevo, la mayoría de nosotros no cambiaríamos esos momentos tan especiales que solemos compartir con nuestros seres queridos en estas fechas.

Las reuniones con familiares y amistades traen muchas cosas – entre ellas comidas deliciosas, pero abundantes. Comemos un poco más de lo normal, y es muy difícil resistir la tentación de las galletas recién decoradas y el pastel navideño de la abuelita. Es importante tomar un tiempo para disfrutar estas fechas (e incluso la comida) porque se pasa volando.

Sin embargo, el aumento en consumo de alimentos dulces, abundantes, y altos en calorías puede resultar en dificultades para regresar a un ritmo normal de alimentación y nutrición al empezar el nuevo año.

¿Por qué es importante llevar una dieta saludable?

Te recordamos que llevar una buena alimentación no se debe de hacer sólo para bajar de peso. Según la Organización Mundial de la Salud, una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas y las enfermedades no transmisibles como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer.

Por lo tanto, aquí te ofrecemos 4 recomendaciones para empezar el año con buenos hábitos de alimentación para tener una buena nutrición por el resto de año.

Recomendación #1: Comer abundantes frutas y hortalizas

Las frutas y vegetales son una fuente inigualable de muchas vitaminas y minerales. También son altas en fibra y bajas en calorías. Esto significa que aportan muchos minerales junto con la energía que aportan. Por esto mismo, se llaman “alimentos densos en nutrientes”.

Según recomendaciones internacionales, debemos consumir por lo menos cinco porciones (400g) de frutas y verduras al día.

Aunque alimentos como la papa, la yuca, y otros tubérculos contienen nutrientes importantes, estos no se encuentran dentro de las hortalizas. Las hortalizas incluyen las hojas verdes (espinaca, acelga, lechuga, etc.), brócoli, calabaza, pepino, rábano, coliflor, y otros parecidos.

Recomendación #2: Tomar abundante agua

Debemos tomar por lo menos 2 litros de agua al día. Para una persona sana, el agua es la mejor forma de mantenerse hidratado. Nuestro cuerpo es 70% agua, por lo que debemos evitar pérdidas abundantes. Esto nos mantiene con energía, con sensación de saciedad después de comer, y mantiene funcionando bien nuestros órganos.

Recomendación #3: Evitar el consumo de azúcar añadida

Esto incluye el azúcar que añadimos nosotros a nuestro cereal, café, té, y a la repostería, tanto como al azúcar que se encuentra en productos comprados y procesados. Un alto consumo de azúcar puede llevar a la obesidad, enfermedades no transmisibles, y a problemas del corazón.

Recomendación #4: Realizar 150 minutos de actividad física a la semana

Aunque no parece estar ligado a la nutrición, muchas veces no se puede hablar de tener una buena nutrición sin actividad física regular. La actividad física nos ayuda a tener un apetito normal, utiliza energía de sobra, y nos ayuda a alcanzar un peso y porcentaje de masa muscular saludable.

Con estas recomendaciones, no queremos decir que no debes disfrutar las fiestas. Cada familia tiene sus propias tradiciones, y queremos que puedas compartir con ellos. Sin embargo, también es importante estar conciente que no se tratar de “empezar una dieta” al momento en que empieza el año nuevo para bajar las libras que subimos el último mes.

De lo contrario – con el nuevo año, nos ofrece la oportunidad de comprometernos a adoptar un patrón de alimentación balanceada, estamos asegurando de no restringir nuestra dieta, sino de aprender a comer de forma nutritiva y realizar actividad física a lo largo de nuestra vida, sin sentirnos restringidos.